Aulas donde reclutar talento

- Numerosas empresas acuden a la Universidad de Navarra en busca de candidatos a los que ofrecer su primer empleo. Pero, ¿qué esperan los unos de los otros?

30/11/18 10:11

Aspectos como la conciliación, la movilidad internacional, la progresión profesional y el buen ambiente de trabajo son cuestiones que suelen preocupar a los jóvenes que sueñan con incorporarse al ámbito laboral. Para las empresas que contratan a recién licenciados, un buen expediente académico y el domino del inglés son dos requisitos indispensables pero no son los únicos baremos que tienen en cuenta.

“Es fundamental que los candidatos tengan capacidad de trabajo en equipo, y que muestren ganas de aprender y de trabajar duro”, explica Javier Martí-Fluxá, asociado en el despacho internacional de abogados Latham & Watkins, que desde hace tres años, recluta talento en la Universidad de Navarra.

“Conocimientos sólidos y cabeza amueblada”

A través de su servicio de Career Services, la Universidad apoya de forma activa a sus estudiantes y antiguos alumnos a la hora de buscar trabajo. A la vez, colabora de manera muy estrecha con las empresas a través de distintos cauces como la gestión de ofertas laborales y de prácticas, la selección de candidatos, o el acceso a eventos.

Martí-Fluxá admite que los candidatos deben demostrar los “sólidos conocimientos técnicos” adquiridos en su formación universitaria. “Partimos de la base de que nadie es experto una vez finalizado el grado ni el máster de acceso a la abogacía, pero sí debe contar con unos conocimientos sólidos, tener la cabeza amueblada y capacidad para enfrentarse y razonar los casos a los que se enfrentará en el despacho”.

Esfuerzo y motivación

Una de las alumnas que ha participado recientemente en estos procesos de selección es Marta Peláez. Ha sido durante la semana de Agendas Cruzadas, en la que los principales despachos de abogados han acudido al Campus Madrid en busca de candidatos y talento de los Programas Máster de la Facultad de Derecho. “Busco un despacho en el que pueda, sobre todo, aprender muchísimo y poder especializarme en mi área de práctica. Creo que es necesario enfrentarte a situaciones más complejas en las que necesites un plus de esfuerzo y motivación”, señala. Sabe que su futuro pasa por trabajar en un despacho de abogados, y por eso valora una serie de factores a la hora de elegir entre uno u otro: las posibilidades de continuidad y de carrera profesional, la vocación internacional de la empresa y el buen “feeling con el socio”, ya que “son trabajos que requieren una dedicación enorme y donde se trabaja mucho, por lo que es importante sentirte cómodo y a gusto”.

El buen ambiente laboral también es un aspecto clave para Gonzalo Sánchez-Barriga, quien se graduó el pasado mes de junio tras estudiar el doble grado en Derecho y ADE en la Universidad de Navarra. Gonzalo ha realizado prácticas en los despachos  Garrigues y Cuatrecasas, a los que accedió gracias al servicio de carreras profesionales de la Facultad de Derecho. Este joven ha participado en varios procesos de selección con las principales firmas internacionales de abogados y valora especialmente que “al nuevo empleado se le integre en el grupo desde el primer día como uno más”. “Busco trabajo, formación y aprendizaje, así como estabilidad y responsabilidad. No me importa trabajar muchas horas, siempre y cuando haya buen ambiente”, incide. Y está muy satisfecho por el hecho de que los grandes despachos “apuesten mucho” por los graduados de la Universidad de Navarra.

Interés por aprender

Asimismo, las grandes firmas del mundo de la moda acuden a la Universidad de Navarra en busca de los mejores estudiantes. Aquí se encuentra el ISEM Fashion Business School, la primera escuela de negocios especializada en empresas de moda que existe en España. Este centro ofrece el único Máster Ejecutivo en Dirección de Empresas de Moda (MEDEM), cuyo título es oficial.

En los últimos días, nueve alumnos del MEDEM participaron en la exclusiva jornada de recruiting organizada por Loewe en la nueva sede de ISEM Fashion Business School, en el Campus Madrid. Claudia Molinero fue uno de ellos. “En todas las prácticas que he realizado me he movido por el interés por aprender, creo que es fundamental”, sostiene. Para Claudia, se trató de una “experiencia muy enriquecedora” ya que le sirvió, entre otras cosas, para poder aplicar los conocimientos adquiridos en el máster.

Aspectos como la motivación, el trabajo en equipo, la escucha activa o la proactividad son cualidades indispensables para Loewe en su proceso de selección de candidatos, según admite María Trujillo, del departamento de Recursos Humanos de la firma multinacional. “Sobre todo buscamos habilidades interpersonales que se adquieren en la vida diaria: que hayan trabajado en equipo, realizado presentaciones, superado momentos de estrés”, relata. Sin olvidar las cualidades técnicas. Y ahí la universidad juega un papel fundamental, ya que ésta debe aportar a los alumnos “unos cimientos básicos de conocimiento sobre los que puedan llevar a cabo sus funciones”, prosigue María Trujillo. “Buscamos candidatos con mucho interés en unirse a nuestro proyecto y con ganas de asumir nuevos retos con una actitud comprometida. Aptitudes como la atención al detalle, el trabajo en equipo, la gestión del tiempo y la flexibilidad/adaptación son indispensables”, concluye.